viernes, 18 de enero de 2013

Reseña Rosas Sin Espinas

Buenos días reflejados ^^ Aquí vuelvo con la primera reseña del año. Quería que fuera una reseña de un libro especial para mí, por ser la primera y tal, pero encontré esta cogiendo polvo en mi disco duro y supe que si no la ponía ya volvería a olvidarme de ella y tardaría otros varios meses. Podéis leer la reseña sin miedo, ya que aunque es el segundo de una serie cuentan historias diferentes (aunque yo, como siempre, recomiendo seguir el orden). Anyway, aquí tenéis la reseña:


Título: Rosas Sin Espinas.

Colección: Cuatro Bodas.

#3 Sabor a ti.
#4 Para Siempre.

Autor: Nora Roberts.

Editorial: Alfaguara.

Encuadernación: Tapa blanda con sobrecubiertas, portada sorprendentemente más bonita que la de USA.

Sinopsis:


De niñas lo compartieron todo. Con los años se han convertido en mujeres divertidas, sexys e independientes. Y han montado una empresa donde cada una pone lo mejor de sí para convertir una boda en el día perfecto. El éxito está asegurado si Parker se ocupa de la organización, Laurel del banquete, Emmaline de las flores y Mackensie de las fotos. Si alguien sabe cómo planear la mejor boda es este cuarteto de amigas. Aunque organizar varios enlaces a la semana no garantiza encontrar el amor, que siempre aparece cuando y donde menos lo esperas... Como le acaba de suceder a Emmaline Grant.

De arreglos florales y ramos de novia, Emma sabe un rato largo. Y de hombres, también. Vaya donde vaya, a los cinco minutos ya los tiene a todos revoloteando a su alrededor. En opinión de sus tres mejores amigas es la rompecorazones del Cuarteto; pero Emma ha soñado siempre con encontrar a esa persona que lo cambiará todo y está decidida a seguir buscando. Lo que nunca imaginó es que pudiera tenerle tan cerca... ¿Puede la amistad transformarse en amor? Y ese nuevo camino que Jack y ella han empezado a recorrer, ¿estará sembrado de rosas o de espinas?

Reseña:

Han pasado un par de meses desde que Mac y Carter se prometieron. Se casan en diciembre y por el momento son muy felices, aunque este libro narra la historia de otra pareja, otra amiga. Emmaline Grant.

Emma es, literalmente, la mujer perfecta. Guapa, inteligente, exitosa, dulce, el alma de las fiestas y nunca, nunca, se enfada en serio, aunque te portes como un cerdo la irrites.

Emma siempre ha sido una romántica empedernida. Desde que jugaban de niñas al día de la boda, siempre ha soñado con encontrar a ese hombre que hiciera que su corazón latiera a toda velocidad. Sin embargo, aún estando rodeada de hombres, no ha encontrado a Míster Perfecto.

Jack Cooke es un arquitecto muy amigo de nuestro cuarteto de amigas. Es inteligente, sexy, un tanto intransigente cuando quiere y con sentido del humor. Es el mejor amigo de Delaney (hermano de Parker), lo que prácticamente lo convierte en uno más de la familia. De padres divorciados cuando era pequeño, eso le ha hecho pensar que el amor duradero no existe y que las relaciones a largo plazo no llevan a ninguna parte (¿no os recuerda a Mac nadie?).

Ellos han sido amigos desde hace muchísimo tiempo (casi una década, que no es moco de pavo) y siempre se han atraído, pero la cosa no había pasado a mayores hasta que ambos se encontraron después de una fiesta. Emma, con el coche hecho trizas a las tantas de la noche, tendrá la suerte de encontrarse con Jack, y donde ambos se harán conscientes de que esa atracción solo va a más.

Hasta aquí todo bien, pero... En una de sus múltiples fiestas, Jack no puede contener el impulso de besar a Emma. Y lejos de pegarle un buen mamporrazo como sería lo más normal, esta le corresponde.

Aquí, amigos míos, comienzan los problemas.

Muchos podrían pensar que son la pareja ideal. Es decir: Ambos son guapos, exitosos, les gusta la fiesta, divertirse y el sexo. Pero hay un pequeño -gran- problema. Emma cree en el amor de los cuentos de hadas, sueña con un matrimonio perfecto con niños preciosos y un marido que la ame y la haga sentir especial. Jack, en cambio, no cree en el amor para siempre y piensa que todos los matrimonios están destinados a terminar en un juzgado. Desde luego, encontrar un punto medio a estas dos opiniones tan dispares va a ser todo un reto. Y aunque al principio ambos quieran simplemente divertirse, llegará un momento en que sus sentimientos evolucionen y Emma quiera más. ¿Como solucionarán este conflicto?

Aunque es un libro relativamente bueno y he disfrutado leyéndolo, esperaba más de Rosas Sin Espinas. No es malo, para nada, pero no tan bueno como su predecesor.

Para empezar, y salvo unos detalles, a grandes rasgos el problema de la pareja es el mismo que el de la anterior. Uno quiere relación seria, el otro no. Solo que aquí se invierten los papeles. Me hubiera gustado algo más diferente, aunque para qué negarlo, la pareja no daba mucho más de sí.

Estos dos son más lanzados y picantes que Mac y Carter, aunque pierden la novedad de conocerse. Aun así, nos regalan buenos y divertidos momentos. No solo se dejan ver estos dos si no que las siguientes parejas quedan perfectamente definidas (a mí parecer, vamos). Sin embargo han faltado esos pequeños detalles que tanto me emocionaron en Álbum de boda. Además, la protagonista aunque no me ha caído mal no ha llegado a conectar tanto como lo hizo Mac. Tal vez esto se deba a que es demasiado perfecta. La mayoría del tiempo me caía bien pero en ocasiones tenía la sensación de estar leyendo sobre una Mary Sue.

Una cosa que debo concederle al libro es la escritura de Nora Roberts. Otra vez, su pluma es sutil y elegante, y nos enamorará sin remedio. Desde luego se gana su fama.

Otra vez, los personajes son de lo mejor, pero en este libro los que más brillan son sin duda los secundarios. La mordacidad de Laurel, la organización de Parker, el sobreprotector de Delaney,... No tienen precio.

Y de nuevo, leerse el libro es un equivalente a leer un libro sobre como organizar bodas. Se leen tantísimos nombres de flores que al final acabas mareada o sabiendo más floristería que en toda tu vida (o una mezcla de ambas). Otra vez me leí el libro muy rápido, aunque en algunos puntos el ritmo desaceleraba para volver a subir. Y el final... Predecible, pero simplemente no podía ser otro, o el libro perdería toda la gracia y se caería como un castillo de naipes. Eso sí: El próximo libro es de Laurel y promete que no veas. Si leéis los dos primeros capítulos, no podréis pasar sin el siguiente libro. Quedáis avisados.

A mí la romántica adulta no es que me emocione especialmente, pero esta mujer y su pluma obran maravillas. Y bien, ¿os apetece leer la serie?

4 comentarios:

Amante de la lectura dijo...

Después de leer varias reseñas de esta autora, tengo ganas de probar con alguna de sus novelas, no me gustan demasiado pastelosas.
Muy buena reseña, me ha entrado ganas de probar con esta, la pones tan bien.

Un besito guapa :D

esa estrella... dijo...

A mi esta autora me gusta mucho, a ver si consigo más suyos, gracias por la reseña ^^

besitos<3

Laura dijo...

No pinta mal, igual me animo :)

Ariel dijo...

No me gusta mucho Nora Roberts pero creo que deberia atreverme a leerme agun libro suyo y acabarlo. Gracias por la reseña, me habria gustado leermelo. Un beso

Deja un comentario